Archive for category Hardware

Fallo del botón de encendido en el Nexus One

Ya llevo 3 años con mi Nexus One, debo decir que muy contento en general. Me dio ciertos problemas de reinicios por sobrecalentamiento al principio, sobre todo cuando usaba el GPS. Después de que me cambiaran la placa en garantía (o eso me dijeron), no me ha vuelto a pasar casi nunca.

Justo cuando parecía que todo iba bien con mi HBOOT personalizado para aumentar la partición /data, y mi ROM actualizada con aspecto Android 4.0 (aunque sigo en Gingerbread, las de Jelly Bean no me convencen), de repente hace unos días el móvil dejó de encenderse. Al principio pensé que había muerto del todo, pero luego recordé que llevaba algunas semanas que le costaba encender la pantalla. A veces tenía que pulsar varias veces, o mantener pulsado durante uno o dos segundos para que se encendiese y mostrase la pantalla de desbloqueo.

Después de poner y quitar la batería varias veces, el móvil finalmente arrancó, y con él encendido pude confirmar mis sospechas. El botón de encendido ya no funcionaba. Y como me da mucha pereza tener que ponerme a elegir móvil nuevo… pues me puse a buscar cómo sobrevivir al problema.

Viviendo sin botón de encendido

Antes de conseguir repuesto, el primer paso es conseguir poder operarlo sin tener botón de encendido.

  1. No dejes que la batería se acabe. Si aun así el móvil se te apaga, o tienes que cambiar la SD o la SIM, hay por ahí un método para encenderlo utilizando el cable de carga y metiendo y sacando la batería en el momento justo.
  2. Activar la pantalla con un botón alternativo. Afortunadamente, si tienes alguna ROM no oficial, basada en CyanogenMod, puedes activar la opción de encender la pantalla mediante los botones de volumen o el trackball:
    • Ajustes->Ajustes de CyanogenMod->Entrada->Activación con bola de navegación
    • Ajustes->Ajustes de CyanogenMod->Entrada->Activación con botón de volumen
  3. Apagar/bloquear la pantalla. Para esto, podemos utilizar la aplicación gratuita Turn Off The Screen.
  4. Apagar el móvil. Igual que en el caso anterior, podemos utilizar una aplicación de terceros, gratuita, llamada Quick Boot.

Cómo reparar el botón de encendido

Con todos los trucos expuestos anteriormente, podemos llevar un uso diario más o menos normal, a no ser que se nos apague el móvil y no tengamos un cargador a mano… En cualquier caso, si quieres reparar por completo el móvil, hay que cambiar la pieza que falla.

Según lo que he podido leer, parece que el diseño del Nexus One hace que el cable que va hasta el botón de encendido quede doblado al cerrar la carcasa. Con el tiempo, esta posición forzada acaba por deteriorar las pistas del cable, lo que hace que el botón primero funcione mal y finalmente acabe por dejar de actuar por completo.

powerbutton-300x224

Desafortunadamente, el cable viene en una pieza junto con la placa en la que se inserta la cámara, y que lleva incluidos otros cuantos cables, por lo que para cambiarlo hay que desmontar bastante. La buena noticia es que la pieza entera se puede conseguir por poco dinero en eBay, unos 12€. Por supuesto no es un repuesto original, y no puedo dar fe de su calidad o fiabilidad, porque todavía no lo he recibido. Os dejo el enlace al vendedor que yo he comprado:

Y por supuesto, un video-tutorial para realizar la operación:

Otra opción si eres un manitas con el soldador, también puedes intentar reparar el cable soldando las pistas que estén cortadas. http://www.youtube.com/watch?v=Wb6HmSdLz98

Ya escribiré algo si al final logro repararlo o lo escacharro definitivamente…

No Comments

Rendimiento USB3.0 en el mundo real

Hoy ha llegado nuestro nuevo disco duro externo USB3.0, un Western Digital MyBook 3.0 de 2 terabytes. Una de las principales razones para decidirme a comprarlo ha sido que las últimas actualizaciones de firmware de nuestro O2Media HMR-600W te obligan a formatear el disco duro si quieres poder utilizar todas las funcionalidades. Y claro, perder los 800GB que tenemos en él no me hacía mucha gracia, así que había que encontrar una forma de almacenar toda esa información temporalmente en otro sitio.

Me decidí por el WD Mybook 3.0 de 2TB por el buen nombre que tiene la marca y porque trae USB3.0, al igual que la placa base que adquirí hace relativamente poco. Gracias a los gastos de envío gratuitos de Amazon UK a España, podía tenerlo en casa por apenas 6€ más que un disco “normalito” USB2.0 de la misma capacidad en las tiendas españolas (106€).

Descartado lo de transferir 800GB por wifi, lo primero que intenté fue conectar el HMR-600 como disco USB2.0 y el WD por USB3.0, con lo que la tasa de transferencia estaba limitada obviamente por el USB2.0 (480Mbps de tasa máxima, o sea 60MBytes/s teóricos). El resultado: 20MBytes/s de tasa media, y unas 11 horas de espera según Windows (aunque ya se sabe que a Windows no se le da muy bien estimar tiempos).

Si mis profesores de matemáticas no me mintieron, si el tiempo que puedo tardar en sacar el disco duro SATA del HMR-600 y conectarlo directamente al ordenador es mucho menor que el tiempo total de transferencia, es probable que el ahorro de tiempo por la mejora de velocidad de USB3.0 (que pasaría a ser el cuello de botella), al ser directamente proporcional al tamaño total de los archivos, compense el tiempo empleado en destripar el disco y el ordenador para enchufarlo directamente por SATA (sí, seguro que se ve mucho más clarito en una fórmula matemática pero no tengo el WordPress tan tuneado…)

Por supuesto, luego surgen imprevistos: desenchufo este disco porque no me llega el cable para todo, pero ahora no arranca porque hay un lío de sectores de arranque que no te imaginas y aunque se lee el MBR de un disco, en realidad el SO está en el otro y al final tienes que  enchufar los tres y poner un cable SATA nuevo en un conector que queda justo debajo de la tarjeta gráfica que como es enorme no te caben ni 2 dedos… esas cosas.

Bueno, a los números, que seguramente a todos los que estéis leyendo esto es lo que os interesa. La transferencia es de archivos relativamente grandes (de cientos de MB a varios GB).

  • USB2.0 –> USB3.0: 20MB/s aproximadamente. Tiempo total: 11 horas
  • SATA –> USB3.0: 73MB/s. Tiempo total: aproximadamente 3h y 15′

Una cosa que es poco probable que a nadie le interese pero a mí se me ocurrió probar, teniendo en cuenta que en mi placa se utiliza una controladora aparte para el USB3.0, que no soporta el chipset de forma “nativa”. Conecté los dos discos en dos puertos USB3.0 que comparten controladora. Luego los conecté en puertos distintos (USB2.0 y USB3.0 respectivamente), para comprobar si el hecho de no compartir la controladora suponía una mejora o un empeoramiento. Resultó que la tasa de transferencia era la misma. Igual la próxima vez descubro algo interesante, quién sabe 😛

Conclusión: de momento me alegro bastante de haber cogido el disco con USB3.0.

Si me da por ahí, igual en el futuro actualizo el post con algún benchmark un poco más riguroso del disco.

, , ,

1 Comment